¿Y si les preguntamos a nuestros hijos cómo decorarían ellos su habitación?

toys-327747_1920-min

Está claro que los padres son responsables de muchas de las variables que afectan a sus hijos y que tienen que tomar decisiones importantes por ellos. Pero hay otras decisiones que no es tan necesario que las tomen los progenitores. En muchas ocasiones el niño debería decidir por sí mismo para descubrir y desarrollar así una autonomía basada en la experiencia y en el aprendizaje de sus propias vivencias.

 

Los muebles en una habitación de niños deberían ser: una cama, un armario, una mesa y una silla. Eso está claro, pero…¿y el resto? Y sobretodo, ¿por qué decidimos nosotros cómo y dónde se debe ubicar cada uno de ellos?

 

Si todavía son muy pequeños hay que tomar medidas de seguridad para que no corran peligro y está claro que no tienen capacidad para hacer frente a este tipo de resoluciones decorativas, pero cuando son más mayores pueden participar de la decoración y las decisiones, fomentando así su autoestima. No todo se lo tenemos que dar hecho.

 

Se habla mucho del método Montessori, incluso para decorar una estancia infantil, pero hablamos poco con ellos y realmente no sabemos cómo quieren que sea su habitación y qué pondrían o quitarían para sentirse más cómodos. Un niño seguramente diseñaría una distribución para jugar y soñar, y empezaría por desear tener una pared en la que poder pintar y dar rienda suelta a su imaginación.

 

Con 4 cosas seguramente diseñaría un barco por cama y dotaría a este mueble de una personalidad naval digna de las embarcaciones romanas del 500 a.c. fiel herramienta para participar en las naumaquias.

 

Respecto al armario, agradecerían poder coger ellos mismos su ropa y sus zapatos (en esto su deseo se vería respaldado por el método Montessori).

 

Pero luego hay otras variables decorativas como cuadros, cajas y juguetes, que no estaría de más preguntarles a ver dónde los pondrían o si les gustaría que estuvieran en la habitación.

 

La decoración infantil es un mundo del que los niños deberían participar.

Desde el mar, una silla ‘open source’ llena de filosofía ‘upcycling’

dezeen_Open-Source-Sea-Chair-by-Studio-Swine_10

Han comenzado tus vacaciones, por fin estás en la playa, te dispones a darte el primer chapuzón y quizá –por qué no- nadar hasta esa boya. Y entonces, lo ves flotando lánguida y sigilosamente a tu lado. Amenaza con alcanzarte e incluso engancharse a tu brazo o tu pie. No, no es una medusa. Es plástico. Puede que antes fuera una bolsa o las tiras que unen los packs de seis latas pero ahora es un residuo no solo molesto sino profundamente dañino para los ecosistemas marinos.

A partir de una reflexión similar, los fundadores del estudio Swine decidieron crear la ‘Silla Mar’ (Sea Chair, en su nombre original): un taburete realizado a mano a partir de plástico recuperado del mar. Pura filosofía upcycling.  El diseño es, además, open source.

 

chair2

 

shapeimage_10

 

 

tag

 

Cuentan los chicos de Swine que la motivación llegó con las primeras noticias que informaban sobre el hallazgo de una gigantesca isla de residuos plásticos en el norte del Pacífico, que podría llegar a alcanzar la superficie de Turquía. Acto seguido, recordaron que los antiguos pescadores estaban más que acostumbrados a reparar o incluso fabricar muebles a bordo, durante sus largas travesías de pesca… Y llego la pregunta: ¿Emplearían los marino madera hoy en día? Probablemente buscarían un material que no tuvieran que transportar, duradero y a su disposición en el mar: plástico. Voilá.

El proceso de elaboración es muy simple. De hecho, en Swine demuestran que se puede hacer mientras se pesca.  Aquí tienes el vídeo para conocer los detalles:

Si te interesa emularles, lo tienes muy fácil. Puedes pedir los manuales de todo el proceso (maquinaría incluida) en esta dirección de correo.