¿Y si les preguntamos a nuestros hijos cómo decorarían ellos su habitación?

toys-327747_1920-min

Está claro que los padres son responsables de muchas de las variables que afectan a sus hijos y que tienen que tomar decisiones importantes por ellos. Pero hay otras decisiones que no es tan necesario que las tomen los progenitores. En muchas ocasiones el niño debería decidir por sí mismo para descubrir y desarrollar así una autonomía basada en la experiencia y en el aprendizaje de sus propias vivencias.

 

Los muebles en una habitación de niños deberían ser: una cama, un armario, una mesa y una silla. Eso está claro, pero…¿y el resto? Y sobretodo, ¿por qué decidimos nosotros cómo y dónde se debe ubicar cada uno de ellos?

 

Si todavía son muy pequeños hay que tomar medidas de seguridad para que no corran peligro y está claro que no tienen capacidad para hacer frente a este tipo de resoluciones decorativas, pero cuando son más mayores pueden participar de la decoración y las decisiones, fomentando así su autoestima. No todo se lo tenemos que dar hecho.

 

Se habla mucho del método Montessori, incluso para decorar una estancia infantil, pero hablamos poco con ellos y realmente no sabemos cómo quieren que sea su habitación y qué pondrían o quitarían para sentirse más cómodos. Un niño seguramente diseñaría una distribución para jugar y soñar, y empezaría por desear tener una pared en la que poder pintar y dar rienda suelta a su imaginación.

 

Con 4 cosas seguramente diseñaría un barco por cama y dotaría a este mueble de una personalidad naval digna de las embarcaciones romanas del 500 a.c. fiel herramienta para participar en las naumaquias.

 

Respecto al armario, agradecerían poder coger ellos mismos su ropa y sus zapatos (en esto su deseo se vería respaldado por el método Montessori).

 

Pero luego hay otras variables decorativas como cuadros, cajas y juguetes, que no estaría de más preguntarles a ver dónde los pondrían o si les gustaría que estuvieran en la habitación.

 

La decoración infantil es un mundo del que los niños deberían participar.