Cómo hacer un estante con una caja de vino reciclada

caja de vino reciclada

Hola, me llamo Sonia y hoy es mi primer día en Artilujos. Tengo un blog, Pica Pecosa, y estoy muy emocionada (y también un poco nerviosa, tengo que reconocerlo) porque Blanca me ha abierto las puertas de su casa. Bueno, más que abrírmelas, me ha dado una copia de las llaves.

Que eso son palabras mayores. No es que me haya invitado a tomar un café o a cenar y luego si eso ya vemos. Me da que no va con ella. Blanca dijo “mi casa es tu casa” con una confianza en mí que muchas veces ni siquiera yo misma tengo y me dejó mirando con los ojos estrábicos y la boca torcida que ponía Lina Morgan. Es lo que tienen las redes sociales, que haces amigos y encuentras personas fantásticas con intereses muy parecidos a los tuyos.

Así que aquí me tienes dispuesta a devolverle el favor a mi nueva amiga de la forma que mejor se me da: enseñándote a reciclar cosas que tienes a tu alrededor, para que les des una segunda oportunidad antes de tirarlas. Me pasaré una vez al mes con un tutorial o inspiración para darles una nueva vida, y de paso echarle una mano al medio ambiente.

El DIY (do it yourself / hazlo tú mismo) con el que inauguro esta sección es un homenaje a las cajas de madera que se venden en la web (aquí), porque en él te cuento cómo reciclar dos cajas de vino con chalk paint y papel pintado para transformarlas en estantes:

Hace tiempo contaba en mi blog que este año #laniña ha empezado a tener deberes del cole, así que le preparé un espacio en su habitación para que tuviese un sitio fijo donde hacerlos y no anduviese dando vueltas por casa con la mochila a rastras y retrasando el momento de ponerse con ellos porque no tiene dónde.

Fabriqué un escritorio con un tablero y dos cajoneras de Ikea y lo delimité visualmente con un papel pintado en la pared. Es el mismo con el que forré la trasera de su estantería reciclada (aquí) y que #laniña había escogido en Modacasa Oviedo:

La mesa tiene 1,67 x 60 cm., pero puedes ver que al ritmo que llevaba poniendo cuquiteces encima de ella, se quedaba sin sitio para abrir un cuaderno antes de empezar la tercera evaluación.

Fue por eso que se me ocurrió lo de los estantes. Pensé en reciclar cajas de vino porque son lo suficientemente grandes para poner sus cositas, pero no tanto como para agobiar y empequeñecer el espacio.

Además, al pintarlas de blanco por dentro y forrar el exterior con el mismo papel de la pared quedan disimuladas y parece que no sobresalen tanto:

El proceso para hacerlos es sencillo y poco laborioso. La base de la que partí son dos cajas de madera, de esas donde vienen las botellas de vino:

Las limpié y se las llevé a mi padre para que les pusiese dos pletinas en la parte de atrás para sujetarlas a la pared:

No me acordé de preguntárselo, pero tiene toda la pinta de que las hizo él mismo con un trozo de metal. Sobresalen por encima, pero fue la única forma que encontró para colgarlas y que quedasen pegadas a la pared:

El siguiente paso fue decorarlas. No las lijé ni les di una imprimación previa, ni nada. Las pinté con chalk paint Blanco Antiguo por dentro y también el borde exterior, porque aunque iba a cubrirlo el papel, así disimularía si no llegaba a algún sitio y no se vería la madera:


Pegué el papel pintado con cola blanca y quedó perfecto:

Para que las clavijas no dañasen la pared, tapé la trasera con dos folios de papel blanco reciclado (si pones lo escrito para dentro, no transparenta), pegados con cola blanca también:

Y ya tienes listo tu estante-caja. Es increíble el cambio que llevan sólo con la pintura y el papel:

Otra ventaja que tiene este sistema de almacenaje es que puedes aprovechar el espacio poniendo cosas dentro y encima de las cajas:

¡Y que sale muy barato y te llevas la satisfacción de haberlo hecho con tus propias manos!

Nos vemos en la próxima y hasta entonces te digo lo de siempre, si te animas a hacer este DIY estaré encantada de ver qué tal te ha quedado.

Y agradecer de nuevo a Blanca que me haya permitido entrar en su casa y conocerte, ha sido un verdadero placer.

 

 

(Blanca, te dejo la llave debajo del felpudo).

Artilujos en Blog de Residuos La Cuarta R

Artilujos

Nadie ha sabido explicar tan bien como el Blog de Residuos La Cuarta R el origen de nuestro nombre y es que en este post vamos a agradecer la dedicación y el cariño con el que han escrito sobre nosotros y sobre nuestros artesanos, el reciclaje, nuestra labor social o la decoración.

Artilujos es un juego de palabras con tres conceptos el arte (arte), el lujo (lujo) y la herramienta (artilugio). Tres palabras que buscan posicionar en el lugar que se merece el trabajo de artesanos, creativos y diseñadores que crean sus muebles a partir de materiales reciclados o reutilizados. Además, es una tienda on-line para poder comprar estas piezas directamente al artesano”…Para leer el post completo pincha aquí.

Cajas rojas para hacer mil muebles

cajas rojas cuarto niños-min

Hoy en día que está tan de moda decorar nuestra casa y hacer muebles con cajas de madera, qué mejor que recibir la Navidad con un toque de color en nuestro hogar. Decorar con cajas rojas puede ser una buena manera de comenzar las fiestas.

Tanto sea para enmarcar nuestro Belén y alegrar el árbol con el color rojo.

belén con caja roja

Como para decorar las habitaciones de los más pequeños.

cajas rojas cuarto niños-min

cajas rojas cuarto niños 2-min

 

Igualmente, se pueden crear coquetos rincones en nuestra propia habitación.

cajas rojas recicladas

Nuestros muebles reciclados vistos por el ojo de Valero Rioja

VAlero y yo- Sesión Artilujos

Hace unos días tuvimos la suerte de contar con la cámara de un gran fotógrafo: Valero Rioja. Este licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona, y especializado en Fotografía y Pintura está acostumbrado a ser el responsable de muchas de las portadas de las revistas de moda de la esfera nacional. La sesión tuvo lugar en su estudio en un céntrico barrio de Madrid.

Algunos de nuestros muebles reciclados captados por su objetivo fueron las  cajas milmuebles y el sillón Di-Vina. Éste último fue el que más éxito tuvo durante la sesión. El sillón fabricado con corchos, cuerda y forja encantó a todo el mundo, por su diseño y su comodidad.

Las cajas, por otro lado, gustaron por su practicidad y versatilidad a la hora de decorar cualquier estancia.

Gracias Valero por tu cariño y profesionalidad.

muebles reciclados