Cómo desmontar una caja de fruta para hacer un portafotos

portafotos-diy-caja-fruta-reciclada-16-min

Aprovechando que este mes se celebra el Día del Padre, te traigo un DIY para un regalo inolvidable: un portafotos hecho con tus propias manos, reciclando una caja de fruta:

La semana pasada te contaba (aquí) que estoy con los preparativos de la Primera Comunión de #laniña. Intento no complicarme la vida, pero a la vez tengo a Pica súper emocionada intentando hacer todas las cosas DIY que hay en Pinterest. La bipolaridad típica de las crafters, me temo.

El #esposo y mi madre, que me conocen y temen a partes iguales, me dicen que lo deje en manos de profesionales y disfrute (el #esposo) y que me centre y busque de una vez un vestido y unos zapatos (mi madre).

Este portafotos es alguna de las cosas que estoy probando para dar un recuerdo a la familia. Es fácil, los materiales son baratos y contra todo pronóstico he conseguido cortar con el serrucho sin amputarme ningún miembro (y sin cargarme la mesa de la cocina, que si mi santo varón se entera que me he puesto allí le da un telele).

El resultado me encanta porque es muy Pica Pecosa, pero no estoy segura de que acabaré dándolo ese día porque quizás queda demasiado rústico (traduciendo de forma suave lo que me dijo al respecto mi madre por teléfono).

Vamos, que experimentos en casa y con gaseosa.

Pero eso no quita para que sea un detalle bonito y con el valor añadido de haberlo hecho con tus propias manos.

 

MATERIALES QUE NECESITARÁS:

1 caja de fruta de madera. De donde saldrán las tablillas de la base y los esquineros del soporte.

1 trozo de cartón grueso y otro fino. Sobre el primero irá pegada la foto y sobre el segundo las tablillas. Reciclados de un embalaje y de una caja de cereales, respectivamente.

2 esquineros de la caja. Para hacer la pata o el soporte del portafotos.

Cinta de carrocero. Para cubrir el borde del cartón.

Pintura. Para pintar las tablillas y el cartón.

Cola blanca. Para pegar todos los elementos.

Papel de seda, de regalo o de embalar. Para cubrir el cartón sobre el que van pegadas las tablillas.

Alicates y serrucho. Para quitar las grapas que sujetan las tablillas y los esquineros y serrarlos, respectivamente.

 

HACER EL PORTAFOTOS (10 PASOS):

# Paso 1. Desmonta la caja quitando las grapas que sujetan las tablillas y los esquineros, con los alicates:

 

# Paso 2. Corta las tablillas con el serrucho, a la medida que hayas escogido. Yo quería una base de 18×23 cm., así que una de ellas he tenido que cortarla de sólo 1 cm. de ancho.

Un truqui para cortarlas más cómodamente y de forma segura: en lugar de hacerlo por separado, colócalas una encima de otra, haz una marca con un lápiz y siérralas todas juntas:

# Paso 3. Corta un rectángulo en el cartón de la caja de cereales, 1 cm. menos por cada lado de lo que miden las tablillas (el mío es de 16×21 cm.) y pégalo con la cola a la parte trasera para hacer la base.

Para que no se vea el cartón, tápalo con papel de seda, de regalo o de embalar:

# Paso 4. Píntala con el color que hayas elegido. Yo utilicé chalk paint, concretamente el Crema que me sobró de la estantería de la habitación de #laniña (aquí):

# Paso 5. Sierra los dos esquineros que harán de soporte a la medida elegida (yo les puse 2 cm. menos del ancho de la base, así que miden 16 cm. de largo) y píntalos en el mismo color que la base:

# Paso 6. Una vez secos, pégalos con la cola como ves en la foto para que hagan una pata o un soporte estable. Sujétalos con cinta de carrocero para ayudar:

Tengo que decir que esta parte no me gusta cómo queda, pero es lo único que he podido conseguir con las herramientas de que dispongo y el manejo del serrucho que tengo.

Según cómo los pegues a la base, el portafotos queda o demasiado recto o demasiado echado hacia atrás.

Para conseguir un término medio de inclinación necesitaría hacerles otro corte para transformar estos dos ángulos rectos en uno de 45 grados o así, pero ya te digo que por mí misma no puedo conseguirlo.

 

# Paso 7. Recorta un rectángulo en el cartón grueso, donde irá pegada la foto. El tamaño dependerá de lo que quieras que sobresalga de ella.

Mi foto mide 10×15 cm. y el cartón lo corté de 12×17 cm.:

# Paso 8. Cubre los bordes con la cinta de carrocero para que no se vea el canutillo del interior, como ya te enseñé con la bandeja del disfraz de pastelero (aquí):

# Paso 9. Píntalo o cúbrelo con una tela, tanto el frente como los lados. Este lo pinté con chalk paint Swinging Rose de Fleur Paint:, y al final del post te enseño otro forrado con tela:

# Paso 10 (y último). Pega todos los elementos entre sí: la foto al cartón, este a la base de tablillas y el soporte en la trasera:

Así es cómo quedará tu portafotos, original, reciclado y hecho a mano:

Este es otro que he hecho forrando el cartón que sujeta la foto con tela (la misma de la lámpara que hice para la habitación de #laniña (aquí)).

El color verde lo fabriqué mezclando dos cucharadas de chalk paint Blanco Antiguo con una de Verde Salvia (el mismo de las patas de la estantería (aquí)):

Otra ventaja que tiene hacer propio portafotos es que puedes combinar los colores con los de la foto que irá pegada, lo que hará que destaque y que el resultado sea aún más bonito.

¿Te ha parecido un DIY difícil de hacer? ¿Se te ocurre otro material que podría reciclarse para hacerlo?

Me despido hasta el mes que viene deseándote que pases un feliz día y dándole una vez más las gracias a Blanca por invitarme a su casa.

 

 

 

(Blanca, te dejo las llaves debajo del felpudo)

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Las posibilidades de una botella

2746101679_b7c1f40919_z

Roy Mohan Shearer es diseñador, ingeniero maker, músico y responsable de Zero Waste Design. Trabaja en Southside Studios, en Glasgow (Escocia) y le encanta explorar materiales recuperados para repensar objetos. Admite cierta predilección por reci-crear con botellas de vidrio y de plástico y, además, no duda en compartirla con diseños en código abierto.

4850810853_4a9ff29691_z

Shearer trabaja en el campo del upcycling y la sostenibilidad desde hace unos diez años. Su obra, comercial y experimental, se ha expuesto en Londres y Glasgow y alguno de sus manuales “paso a paso” han llamado la atención de personalidades del mundillo como Make Magazine y Instructables.com.

Uno de sus primeros trabajos con botellas es esta estantería creada en colaboración con Coach House Trust, una organización que ofrece formación y oportunidades laborales a jóvenes que han sufrido exclusión.

4850798975_d6abca789e_z 4850805577_e136698596_z

4851421296_83b8e7fee3_z

La idea, gestada ya hace algunos años, trata de ofrecer una alternativa sostenible a los materiales que a menudo se reciclan en el centro, como botellas o maderas. Con este diseño, que no usa ningún tipo de adhesivo,  Shearer puso a disposición de la comunidad una fórmula para crear un nuevo objeto y cerrar el ciclo de los productos. Puedes encontrar los planos en este enlace.


La obsesión botellera del diseñador se ha repetido con otros diseños, como una mesa de café con botellas PET, y rizó el rizo con la mesa Tensión. Shearer se planteó el reto de crear una mesa soportado únicamente por dos botellas de vidrio y una sencilla estructura de cables.

En el prototipo empleó alambres finos, que emitían diferentes sonidos en función del peso que se colocaba en la mesa. La musicalidad del diseño conquistó el corazón de músico de Shearer, que toca habitualmente en locales de Glasgow, pero su cabeza de diseñador le convenció para visitar una tienda de bicicletas próximas y sustituirlos por cables de freno. La mesa perdió (un poco) de musicalidad pero ganó en funcionalidad… La versión instrumental, asegura, llegará en algún momento.

2746921324_6de74a30d9_z 2746964718_2a867e471d_z 2746123441_b40026400c_z 2747581029_786cbd33a3_z 2746147565_570f38bdc5_z 2746101679_b7c1f40919_z

Todas las imágenes son de Roy Mohan Shearer.

 

 

 

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Cómo hacer tu mesa con cajas de fruta de madera paso a paso

JPEG_20141030_072257_-70057672

La cajas de madera de frutas, al estilo de las de antes, son uno de elementos clave en el universo DIY. Con un poco de maña en esto del bricolaje, puedes crear todo tipo de muebles en poco tiempo: estanterías, librerías, sillas, aparadores…

Sin duda, una de las opciones estrellas es construir tu propia mesa de café o salón a partir de cuatro cajas de madera. Sobran los motivos: es rápido, sencillo, económico y muy versátil (la madera acepta casi cualquier barniz o pintura). Además, la mesa no desaprovecha la principal función de la caja, que no es otra que la de almacenaje, así que tienes un dos por uno.

¿Qué necesitas?

  • 4 cajas de madera
  • Un tablón con las mismas dimensiones de la estructura de las cajas. O unos cuantos listones de similar resistencia.
  • Tornillos de madera  y destornillador
  • Soporte de madera o ruedas (esta opción es la preferida de los expertos), con sus correspondientes tornillos.
  • Opcional: escuadras en forma de L y bridas.

Paso a paso

1. Piensa si quieres pintar las cajas antes o darles algún tipo de tratamiento. Muchos expertos en DIY aseguran que es mejor hacerlo antes para poder manipular las cajas con comodidad pero, sobre todo si vas a usar spray o tintes, puedes esperar a ver cómo ha acabado.

2. Elige la base para la mesa.Estas dos son las opciones más populares:

a) Emplear una tabla de contrachapado resistente con las mismas dimensiones que tiene la estructura de las cajas.

b) Crear un marco a base de tableros de madera atornillados, con uno o varios refuerzos en el centro. Goodhomedesign recomienda asegurar los listones con escuadras (herrajes en forma de L).

DSC0034

Así es la base que proponen en She’s on the run

 

(*) Los expertos DIY dicen que ahora puedes colocar los soportes de madera (pueden ser unos tacos) o las ruedas, que es la opción más popular. Eso sí, siempre que sean ruedas con frenos 😉 Si no, puedes hacerlo en el paso cuatro

3. Momento de crear la estructura de madera. Une las cajas entre sí con tornillos o cola, y fíjalas a tu base. En cuanto a la disposición, el universo DIY es mayoritario: mejor que la apertura de las cajas mire hacia el exterior ya que no sólo consigues huecos para almacenar en casa sino que contribuyes a que la estructura de la mesa sea más robusta.

La propuesta de http://www.crafthubs.com/

La propuesta de http://www.crafthubs.com/

 

4. En caso de que hayas optado por una base en forma de marco, coloca dos o tres listones en el hueco central de la mesa, atornillados al listón de refuerzo. En el caso de que tu base sea un tablero, ¡olvídate de este paso y piensa para qué vas a usar ese hueco! ¿Revistas? ¿Un jardín zen? ¿Un jarrón con flores frescas?

(*) Si no has fijado los soportes o las ruedas, ahora es el momento de hacerlo.

5. ¡A disfrutar!

—-

Este es el diseño más clásico, pero no el único. María, de Habitissimo, nos propone una mesa de café algo más baja, en la que las cajas se colocan formando un rectángulo

gr_671134_6182374_65463

¿Necesitas cajas? Aprovecha nuestro pedido colectivo de cajas de madera de fruta. Las fabricamos en un centro de empleo para personas con discapacidad con madera certificada PEFC. El envío ahora sale gratis.

 

Comparte

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS